2 Timóteo 416-17.: En mi primera defensa ninguno estuvo a...

En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon...Pero El Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas.

Inserida por absurdo